A menudo se piensa que con una sola carta o menú es suficiente para un local de hostelería, pero no es así. Por eso te explicamos qué cartas separadas venden más que una sola.

Una carta no es más rentable. Aunque hacer solo una en principio puede parecer que es un ahorro, más adelante no reporta los beneficios que aportan el tener varias cartas más pequeñas y más fáciles de mirar y por tanto de elegir o de tener caprichos. Una carta debe generar atracción y no ser únicamente un listado de platos y bebidas.

Qué tipo de cartas separadas venden más que una sola

Carta de tapas

A mucha gente le encanta quedarse de tapeo en la barra o, aunque acceda al interior del local, antes del plato principal le gusta tomar unas tapas en puesto de los aperitivos de la carta.

Ya que en España somos muy de tapear, ¿qué te parece tener una pequeña carta con las tapas tanto frías como calientes que ofrece tu local? Un carta que no haya que leer mucho, pero con descripciones tan suculentas que apetezca probarlo todo.

De este modo facilitas la labor a los que se quedan en la barra que no siempre pueden mirar la vitrina, además de desconocer las tapas calientes que se hacen en cocina. Así amplías las opciones para los que van al salón por si quieren también probar.

Carta de cócteles, vinos, cavas, cervezas y vermús

Al tenerla separada de la carta de cocina y ser más pequeña, es más fácil prestar atención y seguro que más de una bebida cae, porque no olvidemos que a todos nos gusta darnos un capricho y probar bebidas especiales.

Carta de postres, cafés y tés

Y de nuevo se focaliza la atención de los clientes en un nuevo grupo de comida y bebida diferentes que hace que sea más fácil que caigan en la tentación al ver que es pequeña, bonita y atractiva al paladar.

Estas son las cartas que separadas venden más que una sola. Recuerda no ofrecerlas todas de golpe, sino poco a poco en el momento indicado.

Y no olvides que con Menumaker conseguirás diseños bonitos y que despertarán el apetito y adjuntarás al servicio WannaMenu.