Según la legislación vigente, es obligatorio indicar en bares, restaurantes, puestos de comidas, supermercados, tiendas de alimentación, etc., los 14 alérgenos que por ley están especificados en la normativa. Pero ¿qué pasa con aquellos alimentos que contienen alérgenos encubiertos? Hoy vamos a ver en cuáles nos encontramos con la leche.

Hay determinados alimentos, como el queso, por ejemplo, que tenemos clarísimo que contiene leche. Pero hay numerosos productos que también la llevan y lo desconocemos.

¿Por qué la leche es un alérgeno encubierto?

La leche es muy utilizada en la industria alimentaria, tanto la lactosa, como la caseína, la proteína de la leche, el ácido láctico, la leche en sí, etc.

Es un aditivo barato y con muchas propiedades, ya que modifica la textura, prolonga la duración, mejora tanto el sabor como el color, conserva durante mayor tiempo, es edulcorante, espesante, gelificante y otros tantos usos más.

Así que cuando vamos al supermercado a comprar, lo tenemos más claro, puesto que podemos comprobar el etiquetado. Si tenemos dudas, siempre está la opción de consultar.

El problema viene cuando vamos a un bar o a un restaurante. Hay cierto tipo de alimentos que ni se sospecha que puedan incorporar este alérgeno. De ahí que tanto consumidores como dueños tengan claro este extremo.

Por eso vamos a realizar una lista de los ingredientes que pueden tener leche en su composición. De este modo, los dueños de restaurantes y personal pueden comprobarlo e incorporar en la carta el icono de los platos que lo contengan.

Para este propósito, la app MenuMaker te ayuda y proporciona todos los diseños que mejor se adaptan para dar la máxima profesionalidad a tus cartas y menús en cuanto a alérgenos e idiomas.

Alimentos que contienen leche como alérgeno encubierto

  • Mantequillas y margarinas
  • Chocolate
  • Galletas
  • Besamel
  • Caramelos y chicles
  • Cereales
  • Dulces y pasteles industriales
  • Postres industriales
  • Helados industriales
  • Colorantes y esencias
  • Turrón
  • Harinas
  • Fiambres y embutidos
  • Carnes que sean procesadas (salchichas, hamburguesas,etc)
  • Salsas industriales
  • Panes industriales
  • Horchatas
  • Aceitunas
  • Zumos
  • Precocinados y pastillas de caldo
  • Conservas

Como se puede comprobar, la lista es muy extensa, por tanto, es imprescindible una observación detenida del etiquetado para poder detectar dónde se encuentra la leche como alérgeno encubierto y avisar desde la carta del menú del restaurante al comensal y cliente.