Un restaurante lo componen muchos profesionales. Y el equipo, en general, es el que va a lograr que tu negocio vaya viento en popa, o fracase rotundamente. Por eso te contamos cómo aumentar la motivación de los empleados de un restaurante. Toma nota, porque es importante.

No hay nada como trabajar contento y motivado. Sentirte implicado y parte del negocio es genial. Tener buen ambiente de trabajo es muy importante. Todo esto se puede lograr fácilmente. Lo mejor de todo es que de este modo, el servicio mejora, la calidad aumenta, la productividad también, y el buen ambiente se traslada a los clientes, fidelizándolos y haciendo que recomienden el local. No te pierdas estos consejos que desde Menumaker te ofrecemos.

Consejos para aumentar la motivación de los empleados de un restaurante

Conciliación laboral, personal y familiar

Sí, sabemos que son turnos largos, que se trabaja en los festivos, en las horas de las comidas y las cenas, etc. Pero ellos también tienen una vida, y si se sienten completos, es decir, si disfrutan de su tiempo libre, también lo harán de su trabajo. Serán más felices, se sentirán menos frustrados, y eso la clientela lo notará y agradecerá.

Es más, una empresa que facilita a sus empleados la conciliación, es una empresa que fideliza y retiene el talento, además, aumenta su productividad, y por tanto, sus finanzas. Con una buena organización, todo es posible.

Sueldos acordes y bonos

Un sueldo bajo no motiva a nadie. Si quieres calidad en tus empleados, también la debes ofrecer en los salarios. Al igual que puedes establecer sistemas de bonos o premios por logros de objetivos. Por ejemplo, si el restaurante aumenta sus ventas, es justo aumentarles el sueldo. Si hay jornadas maratonianas por determinadas ocasiones, como, por ejemplo, Navidad, un bono por productividad, etc.

Aprende a delegar

No eres un experto en todo, pero seguro que tienes expertos en distintas materias contratados. Así que deja que ellos trabajen, escúchalos, valora sus ideas, llévalas a la práctica, pídeles consejo y dedícate a supervisar, a resolver problemas y a buscar mejoras en tu restaurante. Si te entrometes, lo único que vas a lograr es entorpecer el trabajo. Nadie quiere trabajar con un jefe en su cogote todo el tiempo. Prefieren los líderes. Además, comprobarás que de este modo obtendrás muy buenos resultados.