Una de las fechas más fuertes en hostelería es sin duda la navideña, e incluso todo el mes de diciembre y principios de enero. Un puente enorme, las comidas y cenas de empresa, Navidades, Nochevieja, Reyes…  Muchos acontecimientos para celebrar alrededor de una buena mesa. Aluviones de clientes, muchos días seguidos sin parar, es decir, es un momento muy estresante para el personal de hostelería. Por eso te vamos a proporcionar estos consejos para gestionar al equipo de tu restaurante en Navidad y sobrevivir. Los vas a necesitar, así que ¡mucho ánimo!

Conoce útiles consejos para gestionar al equipo de tu restaurante en Navidad y no morir en el intento

Organización

Es necesaria muchísima organización. Sois un equipo, formáis un engranaje, y todo tiene que funcionar a la perfección. Para ello, es imprescindible que os reunáis todos los días y organicéis el trabajo entre todos, aportando cada uno su punto de vista, sugerencias, ideas, etc. desde el respeto, la camaradería y el buen humor. Así, las cosas saldrán mucho mejor y se reducirán los problemas.

Autonomía

Cada trabajador está en el puesto que está por sus cualidades y actitudes, por tanto, es el que mejor capacitado está para resolver las cuestiones que se presenten. El superior debe supervisar y apoyar, pero no estorbar, ni tampoco descuidarse.

Comunicación

La buena comunicación es básica. Debe reinar entre todo el equipo, desde el último miembro hasta el primero. Ha de ser fluida, respetuosa y amable. De este modo, todo funcionará, todo el mundo estará informado, sabrá su cometido, qué hacer en todo momento, incluso si se produce un problema.

Reconocimiento y motivación

Por parte de todo el equipo. Se deben dar las gracias, pedir por favor, ser amables. En el caso del superior, animar al personal. Indicarles que lo están haciendo bien, que son importantes, relajar la tensión, motivarlos… Así estos se verán recompensados y serán más productivos.

Sabemos que son fechas complicadas, pero desde Menumaker os queremos dar las gracias porque sin vosotros no serían unas fiestas tan sumamente especiales. ¡Feliz Navidad!