Es absolutamente básico a la hora de gestionar un establecimiento optar por la diferenciación respecto al resto de locales. Para ello habrá que tener en cuenta diversos factores, como son la presentación de los platos, su elaboración, decoración, ambiente, servicio y, por supuesto, el menú. Por este motivo, te vamos a indicar los errores frecuentes a evitar al diseñar cartas de restaurante.

La carta es la tarjeta de presentación de nuestro local. Por eso debemos cuidarla al máximo. Una primera impresión es realmente importante y predispone al cliente a nuestro favor o, por desgracia, en contra. Vamos a evitar que esto suceda ayudándote a que no cometas los típicos fallos.

Descubre errores frecuentes a evitar al diseñar cartas de restaurante

Cartas compuestas por muchas páginas

Si el cliente lee un menú compuesto por varias páginas que tengan una gran cantidad de platos, quedará aturdido y olvidará todo lo que ha leído al principio. Eso además de no mantener la atención en ningún plato en concreto y leerlos todos por encima. Le costará bastante decidirse y se sentirá frustrado, puesto que no estará seguro de lo que ha pedido.

Demasiados detalles por cada plato

Si cada uno de los manjares ofrecidos tienen una descripción demasiado densa con ingredientes, denominaciones de productos, mezclas de tamaños y precios, etc., el cliente se sentirá confundido ante tal galimatías. Mejor hacer una descripción corta y apetitosa y con los datos bien ordenados visualmente.

Tiempo de lectura de la carta que exceda los dos minutos

Los expertos aseguran que hay que modificar todo aquel menú que se tarden más de dos minutos en leer. Se debe a que ese es el tiempo que dura la atención del cliente. Pasado ese lapso, este se desconcentra y empieza a dudar, por tanto la carta ya no será eficiente.

No adaptar la carta a las necesidades del mercado

Si el público objetivo de tu local son familias con niños y no haces una carta especial para ellos o incluyes en la tuya una sección dedicada a estos, estarás perdiendo clientela.

No aplicar el neuromarketing

Es la manera de no rentabilizar tu carta.

Estos errores frecuentes a evitar al diseñar las cartas los puedes corregir o no cometer usando la completa herramienta que te proporciona Menumaker.