Según publica Facua, la organización de consumidores, hay ciertos errores que un restaurante no puede cometer porque no son legales o porque son imperdonables. Vamos a verlos a continuación para poder evitarlos si se están cometiendo por descuido o desconocimiento. Ya sabéis, más vale prevenir que curar.

Errores que un restaurante no puede cometer nunca

Que las bebidas no aparezcan en la carta

Bajo ningún concepto se puede obviar el precio de lo que se sirve. Legalmente es permisible ponerlo en una lista de precios bien visible en el local. Pero lo ideal es que los precios de las bebidas vayan incluidos en la carta. O si lo prefieres, hacer una carta independiente con ellas.

Cobrar por un aperitivo que el cliente no ha pedido y se ofrece como cortesía de la casa

Aunque su precio esté especificado en la carta, no es elegante servir algo como detalle si luego se va a cobrar. Más vale no poner nada. Además, es completamente legal que el cliente lo rechace.

No incluir el pan en la carta

Repetimos, no es legal cobrar algo por lo que no se especifique el precio por escrito. De hecho, pueden hacer una reclamación. En este caso, el cliente también puede indicar que no lo quiere y es legal. Comer pan no es obligatorio.

No poner los precios con el IVA incluido

Está completamente prohibido. El consumidor debe saber el precio final de lo que va a consumir. Además, si este impuesto no está incluido en el precio de la carta, el cliente se puede negar a pagarlo y estará en su derecho.

No especificar en la carta que los precios en mesa se verán incrementados

¡Ojo! No es legal ponerlo al final de la página. Hay que indicar precio en barra y en mesa de cada producto. Así el cliente observará lo serio que es el restaurante y le dará más confianza.

Poner en algunos platos las siglas “SM” o “PSM”

No es legal tampoco. La ley establece que el consumidor debe saber el precio en todo momento, se debe poner lo que cuestan todos los productos aunque sea a diario. Una opción es crear una carta aparte con los productos frescos y así poder cambiar incluso el diseño según lo que se ofrezca ese día o esa semana, para que quede más bonito.

Que el camarero cante lo que hay

No es legal bajo ningún concepto decir las cosas a viva voz. Deben ser por escrito para que el cliente compruebe ingredientes, precio, etc. Así se evitan problemas posteriores de alergias, reclamaciones por la cuenta, etc.

Como puedes comprobar, es fácil de solucionar, puesto que para ello cuentas con las mejores herramientas que Menumaker pone a tu disposición.

La lista de errores que un restaurante no puede cometer es más amplia, pero te hemos hecho un resumen como orientación para que evites fallos que te pueden salir caros y seas un local al que los clientes acuden confiados y lo recomienden incluso.