El Reglamento 1169/2011 fue creado para que tanto empresas como consumidores tuvieran todas las garantías de lo que adquieren y lo que se come. La regulación es clara y precisa. De hecho, tiene en cuenta todas las particularidades que en principio puedan suceder. Pero, ¿por qué es tan importante el cumplimiento de la normativa de seguridad alimentaria?

Razones de por qué es tan importante el cumplimiento de la normativa de seguridad alimentaria

Es garantía del cumplimiento de los mejores estándares de calidad

Cuando un negocio que produce, manipula o trata de algún modo con alimentos cumple la citada normativa, quiere decir que cumple con las garantías sanitarias al completo. Por tanto, cumple también con las garantías más exigentes en cuanto a calidad.

Mejora la organización

Dado que la gestión relacionada con el cumplimiento de las normas relativas a seguridad alimentaria es muy extensa y un poquito compleja, se precisa tenerlo todo muy bien organizado. Hay que tenerlo en cuenta dada la gran variedad de elementos que hay que controlar. Pero esto supone una ventaja, puesto que podremos tenerlo todo organizado al milímetro, lo que optimizará la gestión. Al tener controlados y organizados todos los alimentos, ingredientes, proveedores, etc., se ahorra mucho tiempo en la búsqueda y, por tanto, esto resulta muy rentable.

Evita grandes riesgos para la salud

Una de las grandes aportaciones de este conjunto de normas es que es fundamental tener y prestar toda la información. Y hay que hacerlo manera actualizada sobre todos los alérgenos alimentarios con los que trabajamos. De este modo evitaremos más de un susto. También evitamos una posible denuncia y, por supuesto, que algún cliente sufra un grave problema de salud.

Ya tenemos claro por qué es tan importante el cumplimiento de la normativa de seguridad alimentaria. Para ello es fundamental tener una carta actualizada en la que aparezcan los alérgenos que contiene cada plato, y modificarla cada vez que se cambie o varíe alguno de ellos. Puede parecer una tarea complicada a priori, pero no lo es si cuentas con una herramienta tan cómoda, efectiva y bonita como Menumaker.