Un local puede tener mucha clientela, fama y gozar de las mieles del éxito durante un tiempo… Para terminar fracasando poco después, llegando incluso a su desaparición. Es importante saber que existen motivos no económicos por los que un restaurante puede fracasar. Te indicamos cuáles pueden ser.

Algunos motivos no económicos por los que un restaurante puede fracasar

Mal ambiente entre el personal

Cuando una persona acude a un local de ocio, va a descansar, relajarse y desconectar. Si resulta que el personal está a la gresca, con peleas, gritos, cortes y malos modales, no solo no se van a poder relajar, sino todo lo contrario. Así que estarán deseando pagar para huir despavoridos.

La solución es reunir a la plantilla y ver qué está sucediendo. Cuáles son los motivos reales por los que se llevan tan mal. Pero los primeros que deben hacer acto de conciencia y buscar sus fallos reales son los propietarios del local y los responsables de personal.

Si esto sucede, es porque el equipo no está motivado y falta un buen líder. Así que a ser sinceros, poner los medios y soluciones necesarias y ¡a funcionar bien!

Exceso o defecto de simpatía

Una persona que va a un restaurante y la atención es tan antipática que se siente cohibida a la hora de pedir e incluso violenta, no volverá a este y le pondrá mala fama. Si esto sucede, la solución es la misma que en el anterior motivo. Hay que ver qué pasa de verdad, y desde la empatía y la proactividad y poner soluciones entre todos, de buenas maneras.

Recuerda que un equipo unido y motivado es un equipo feliz y amable.

Pero, ¡ojo! También puede suceder que haya un exceso de simpatía, no dejen de dar conversación, de tomarse demasiadas confianzas con los clientes, etc . Tampoco esto es bueno, puesto que un exceso de entusiasmo hace sentir incómodo al comensal.

Hay que recordar que en el término medio está la virtud.

Hemos visto que no solo de la economía depende el éxito o el fracaso de un restaurante. Y recuerda que diseñar tus cartas con Menumaker también puede fidelizar a la clientela.