Hay un gran porcentaje de locales de restauración que no alcanzan el éxito y se ven obligados a cerrar. Este hecho genera inseguridad y dudas y siempre nos hace preguntarnos cuáles son los motivos por los que hay restaurantes que no triunfan.

En general solemos pensar que es culpa de la ubicación de estos o de la competencia. Pero realmente estos no son los factores fundamentales para que se produzca el fracaso. Además, hay otros que si los sumas, determinarán que un local tenga éxito o no. Veamos cuáles son.

Motivos por los que hay restaurantes que no triunfan y deben cerrar

Deficiente gestión en recursos humanos

Los trabajadores son el alma del local. Un equipo unido y motivado es infinitamente más productivo que unos empleados descontentos y fatigados. Es importante motivar al trabajador, destacando lo que hace bien y dialogando lo que debe mejorar. Crear ambiente de equipo, compañerismo, reglas claras, permitir nuevas ideas, escuchar… en definitiva, hay que ser líder, no dueño.

Controlar las cifras de nuestro negocio

Es lógico que la contabilidad del negocio se delegue en expertos, pero eso no significa que no haya que estar al tanto. Debemos conocer nuestros costes en todos los aspectos, la rentabilidad de nuestros platos, negociar con proveedores, buscar productos de buena calidad y buen precio, eliminar aquellos productos que no resulten rentables, etc. Establecer un presupuesto de gastos e ingresos y estar muy pendientes por si surgen desviaciones negativas. De este modo podremos poner soluciones a tiempo.

Inexistente fidelización del cliente

Está muy bien la captación de clientes y es esencial para nuestro negocio. Pero una vez captados, no finaliza el trabajo. Hay que fidelizarlos y hacer que vuelvan. Un cliente que esté contento, nos hará buena publicidad y traerá más clientes. Uno insatisfecho puede espantar a muchos posibles comensales, en especial en esta época en la que internet está muy presente.

Estos son los principales motivos por los que hay restaurantes que no triunfan. No debes olvidar que una buena carta es tu mejor tarjeta de presentación, y por eso hay que diseñarla con mimo y esmero. Para eso, nada mejor que usar Menumaker y tener el triunfo asegurado.