La mayoría de restaurantes buscan un elemento diferenciador para ofrecer una característica exclusiva que atraiga y mantenga a la clientela. Para destacar dicha exclusividad, nada mejor que la carta. Pero para ello es importante saber qué tipos de menús hay y elegir aquellos que mejor se adapten a nuestra oferta.

El menú se define como un conjunto integrado por distintos platos que integran una comida o cena. Y también por las hojas donde se nombran en orden los platos que el restaurante sirve. Los hay de diversos tipos. Veamos.

Tipos de Menús

Carta

Se trata de un tipo de oferta en la que el cliente elige los platos que desea. Debe ir estructurada en grupos. Dentro de cada uno debe haber varios platos con sus descripciones y precios.

Menú del Día

En este caso se trata de un menú cerrado en el que se ofrecen primer plato, y/o segundo plato, pan, bebida y postre, a un precio también cerrado. El primer y segundo plato pueden ser únicos o dar a elegir al cliente entre varios.

Menú largo y estrecho

Está integrado como mínimo por cinco platos, pero pueden ser más. Y las raciones son más pequeñas. Podrán ser platos fijos o tener varias clases para elegir.

Menú Degustación

Es una clase de menú, como el anteriormente descrito, cuenta con platos fijos definidos por el restaurante. El objetivo es que el cliente pruebe una gran variedad de platos elegidos por el chef.

Menú Corto y Ancho

Al contrario que los anteriores, este ofrece un pequeño número de platos. Tres a los sumo, puesto que las raciones son muy abundantes. Por ejemplo, una degustación de diferentes carnes o pescados con ensalada y postre.

Menú Fijo

En este caso, el cliente no elige. La elección está realizada por el restaurante y consta de dos o tres platos y postre que no pueden ser modificados.

Menú Concertado

El menú está previamente contratado por el cliente y concertado tanto precio como composición con el hostelero. Es el que se usa para grandes grupos y eventos. Se pueden tener varios preparados con anterioridad.

Ya conoces qué tipos de menús hay. Lo único que tienes que hacer es decidir cuál o cuáles se adaptan mejor a la oferta ofrecida por tu local. Y claro, elaborarlos con los fantásticos diseños que Menumaker pone a tu disposición.