Hay épocas en las que por determinadas circunstancias se produce un descenso en la actividad hostelera. El mes de agosto en las ciudades, la cuesta de enero, el frío de febrero, las fechas anteriores a las fiestas cuando la gente ahorra y sale menos, etc. Siempre suele haber bajones periódicos en este negocio. Y es en estos momentos cuando hay que saber gestionar de manera eficaz. Para ello, te damos las claves para reducir gastos en un restaurante. Seguir leyendo