Los avances tecnológicos también han llegado a los nutrientes. De ahí que una gran novedad y futura línea sea el uso de los alimentos de quinta gama en los restaurantes. ¿Sabes de qué hablamos? Pues vamos a descubrirlo.

Los alimentos de quinta gama son los que se procesan y preparan de manera parcial, para después de estar debidamente conservados en atmósfera protectora, ser calentados en plancha, microondas u horno para ser consumidos.

Este tipo de cocina está elaborada con ingredientes de calidad superior y nuevas tecnologías. Por tanto, su sabor triunfa entre los comensales. Eso, ¿significa que benefician a un restaurante? Para responder a esta pregunta vamos a ver los beneficios que tiene su uso en la hostelería.

Beneficios del uso de los alimentos de quinta gama en los restaurantes

Reduce los tiempos de espera

No todos los platos pueden ser de quinta gama, pero salsas, acompañamientos e incluso algunos en su totalidad sí. Esto hará que se tarde muchísimo menos en cocina, puesto que ya hay un gran trabajo hecho, por tanto el cliente también tendrá que esperar menos. Resulta especialmente importante en las horas punta, cuando llega todo el mundo a la vez.

Disminuye la carga de trabajo y el estrés del personal

Si una gran cantidad de trabajo ya se ha hecho previamente, como ocurre con los alimentos de quinta gama, el personal de cocina únicamente se tendrá que encargar de aquello que hay que elaborar en el momento y de emplatar. La cocina irá menos agobiada y más ágil y los camareros también, puesto que es una cadena. Así se reduce bastante estrés y se mejora el servicio.

Puedes ofrecer más platos

Por fin podrás incluir aquellos platos que por su complicada elaboración y el tiempo que llevaban siempre querías ofrecer pero nunca podías. Y, por supuesto, al ser más elaborados, también puedes cobrarlos más caros y que sean más rentables.

Entonces, ¿te apuntas al uso de los alimentos de quinta gama en los restaurantes? Añádelos a tu carta diseñada con Menumaker.